Hija de Babilonia, making-of
trabajo

Hija de Babilonia, making-of

Hija de Babilonia es el resultado tras visitar la exposición Lujo: De los Asirios a Carlomagno en CaixaForum Zaragoza. Os dejo con el significado de los distintos elementos y símbolos que podéis encontrar en el personaje que representa la vida y la muerte, la (no) inocencia y el misterio.

La inspiración tras ver este vaso tallado procediente de Irak (700-600 a.C.). Me llamó mucho la atención la postura y me imaginé que estaba sujetando flores en las manos.

Como veis, las ideas pueden surgir en cualquier momento y por cualquier motivo.

En este caso, teniendo claro los colores que quería usar y la composición final, tocó investigar un poco sobre simbología.

En este detalle podemos ver varios elementos:

  • Las flores. La negra es la Laelia gouldiana, una especie de orquídea original de México y conocida como flor de muertos. La blanca, una flor de loto, flor de la vida por excelencia y que además en color blanco simboliza la pureza. Se representa con 8 pétalos, pero aquí van 9 😉
  • Los adornos del pelo. Este patrón considerado parte de la geométrica sagrada tiene varios nombres según su procedencia aunque comúnmente también se denomina Flor de la vida. Es símbolo de distintos cultos religiosos que se practicaron a lo largo de la historia a orillas del Mediterráneo, desde Egipto hasta la península Ibérica.
  • Tatuajes. Para la piel estuve buscando tatuajes maoríes que pudieran representar los conceptos de vida y muerte, pero me encontré con los símbolos básicos de la alquimia y me pareció que los que se usaban para esta idea, precisamente, eran perfectos para poder adaptarlos en el cuerpo.
  •  Aprovechando esta misma forma, decidí unir las flores mediante un arco cerrando así los símbolos en el torso, uniendo la idea de vida/muerte, blanco/negro, bien/mal.
Para el color, sabía que quería crear una atmósfera natural pero oscura y fría, usando  tonos cálidos para detalles muy puntuales y de forma complementaria, como por ejemplo, en los ojos. El resto, a jugar con las texturas, los trazos, luces y sombras, ¡como siempre!.

Los que me siguen en la newsletter saben algún secreto más de esta y otras ilustraciones. ¡Apúntate!

Recuerda que puedes apoyarme invitándome a un café